Seguinos

Visitando Dubai, uno de los destinos más nombrados del momento

Dubai, es uno de los siete Emiratos de los Emiratos Árabes Unidos, ubicado al sureste de la península Arábiga (Asia), que se ha convertido en uno de los destinos turísticos más nombrados en el mundo y por razones especiales, en nuestra familia.
Si tuviera que buscar palabras para definirlo elegiría diversidad y magnitud.
Diversidad de grupos raciales, lenguas, vestimentas que conviven de forma natural, ordenada y donde lo internacional prevalece. Es difícil sentir que estás en el mundo árabe, con las características, usos y costumbres que se lo conoce, no hay dudas de que están, pero en espacios exclusivos.
Magnitud en todo lo que ves y experimentás. Tiene el hotel más lujoso del mundo único 7 estrellas,  el Burj Al Arab construido en una isla artificial en el Golfo Pérsico y unida al continente por un puente, donde no podés dejar de sorprenderte y maravillar cuando lo recorrés o almorzás en alguno de sus 9 restaurantes, tomás el té en su primer piso o te alojás en una de sus suites;

                                            

las islas artificiales del mapamundi (The World), únicas e impactantes, desde el piso 27 del hotel se visualizan perfectamente, son más de 300 islas que representan a los distintos continentes, serán destinadas a residencias de lujo y centros comerciales que respetarán el ambiente y a las que se accederá solamente por vía marítima y aérea; 

                            

el edificio más alto del mundo el Burj Kalifa, de 828 metros de altura que impacta y te obliga a alejarte cientos de metros para que entre en el visor de tu cámara para fotografiarlo entero;

el centro comercial más grande del mundo, el Dubai Mall con 1200 comercios y dentro de ellos la tienda de dulces más espaciosa, lugar que no podés recorrer en un solo día y te obliga a volver, tiene una pista de patinaje para que la disfruten personas de todas las edades, una caída de agua espectacular donde nadie deja de sacarse fotos,

                         

y frente al shopping la fuente de Dubai, una de las más famosas del mundo que ofrece el espectáculo de las aguas danzantes cada 30 minutos, una combinación de agua, colores y música que te deja la sensación de poco y te quedás a esperar una nueva función;

                     

la pista de esquí indoor del Emirates Mall también es la más amplia del mundo, se puede practicar esquí, snowboard y otras actividades invernales, te parece mentira estar en el shopping de manga corta, mirando a través de vidrios la pista, donde la gente practica este deporte o se tira por toboganes en un ambiente con temperaturas bajísimas; 

                          

Dubai Marina, llamados por ellos el nuevo Dubai (en realidad todo parece a estrenar) es un distrito en el que se está construyendo un puerto deportivo que una vez finalizado será el más importante del mundo, la combinación de edificios de las formas más exóticas, hoteles de lujo con playas privadas, residencias, concentración de restaurantes y confiterías con lugares de paseo (parecido a Puerto Madero) lo hacen atractivo para recorrerlo;

                           

también está bueno combinar la visita a Dubai con días de playa, el Jumeirah Beach Park te permite disfrutar de arenas blancas, aguas transparentes y palmeras, con todos los servicios, combinación perfecta para descansar.

                      

Las excursiones que te ofrecen desde que llegás al aeropuerto valen la pena tomarlas.
Los safaris al desierto se ofertan en distintas modalidades, ida y vuelta en el día o con pernocte, yo tomé las dos opciones con distintos amigos. Ni bien entrás al desierto, la camioneta 4x4 que te transporta hace todo tipo de piruetas, subiendo y bajando dunas e inclinándose hasta límites que te hacen pensar que te vas a caer, cuando se detiene hay tiempo para caminar descalzos en la arena, sacar fotos y observar el atardecer, un trayecto más en camioneta te lleva a un campamento beduino donde das una vuelta en camello, degustás comidas típicas sentado en el piso sobre almohadones y disfrutás de un espectáculo que incluye la danza del vientre. Quedarnos a dormir en carpa y ver el amanecer resultó inolvidable.

                         

También contratamos una excusión en gomón para ver Dubai desde el mar. Una hora y media que permitió ver la ciudad y al Burj al Arab desde otro de sus ángulos, recorrer las playas maravillados por el lujo de las residencias con playas privadas, edificios y resort y entrar nuevamente al puerto apreciando de cerca su diseño, sus embarcaciones y su gente. 

                          

Dubai, un destino para conocer, asombrarse y disfrutar!!!

PROF. LILIANA FLIER


     

 

 

Diseño: Guillermo Cuevas
Volver arriba